top of page

Renovarse o morir



Como ya conté la semana pasada, he tenido un encuentro virtual con una especialista en marketing para escritores. La charla me resultó tan interesante como aterradora. No hay nada mejor que unos ojos ajenos vean y analicen tu trabajo, y si además cuentan con el prestigio necesario en la materia, como sucedió en esta ocasión, el resultado es doblemente satisfactorio a la vez que desafiante.


Tras analizar todo el contenido de mis redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram…), me detalló qué aspectos tenía que modificar, concentrarme o empezar a dar vida para enderezar el rumbo de visitas en la web. Lo cierto es que algunas de los aspectos me sonaban a chino, y tengo que emplear tiempo en familiarizarme y trabajar con ellos. Pero como soy cabezota, y una persona que ha conseguido todo lo que tiene a base de constancia y esfuerzo, me he propuesto a mí misma al menos intentarlo. Si los cambios de la profesional apuntan en esa dirección, y creo que es la acertada, me toca virar el rumbo y dirigir los esfuerzos hacia ese camino que parece ser el correcto.


Por eso, esta podría ser una de las últimas entradas de blog en el que os cuente, desde el plano más íntimo y personal, cuáles son mis sensaciones cada semana. Mi nueva brújula apunta a satisfacer el apetito de los devoradores de novela histórica, entre los que espero que os encontréis. En definitiva, el objetivo que tiene todo escritor y el que le da sentido a su vocación es ser leído. El reto que se me presenta es grande, porque sin esos lectores que adquieran mis libros y a los que hacer disfrutar, mi deseo como escritora no se verá cumplido.


Aún no sé cómo revertiremos el rumbo, porque me toca analizar qué, cómo y cuándo realizaremos los oportunos cambios. La suerte es que estoy a pocos días de cogerme vacaciones y, durante ese tiempo, me dedicaré a analizar y programar todo el contenido de la web y del blog. He de encontrar la mejor estrategia posible para llegar a más los lectores de novela histórica. Una de las primeras cosas que he cambiado es la descripción de mi perfil de todas las redes sociales. De escritora novel a escritora de novela histórica. Aunque la humildad haya vencido hasta este momento, era reacia a llamarme así, ayer me di cuenta de que he de llamar las cosas por su nombre, y ahora, gracias a la mirada ajena, me he convertido en escritora de novela histórica a todos los efectos al tener ya una novela publicada de ese género.


Quisiera agradecer a todas aquellas personas que me han apoyado semanalmente leyendo estas pequeñas entradas de blog y, espero, no perderlas en mi nuevo devenir. Aun así, si alguien no está conforme, me encantaría que me lo hiciera saber en los comentarios, y, quizás, podamos realizar algún trayecto literario juntos. Es muy gratificante comprobar la expectación y las lecturas en estos más de seis meses de andadura del diario de una escritora. Por eso, como bien afirma el dicho: hay que renovarse o morir, y de momento, espero seguir dando mucha guerra.


Mil gracias.

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page